;

Noticias Actualidad Fiscal

Últimas novedades en las áreas fiscal, laboral, contable o jurídica

Provisión por despidos

01 de Marzo del 2018 Noticias Contable

Provisión por despidos

Muchos de sus trabajadores están contratados de forma eventual o a través de un contrato de obra o servicio.

Además, también hay trabajadores fijos que abandonan la empresa por jubilación, cese voluntario o despido. Dado que en muchos de estos casos deberá satisfacer una indemnización, usted se pregunta si al cerrar las cuentas de 2017 de su empresa puede contabilizar –y deducir en su Impuesto sobre Sociedades– una provisión por las indemnizaciones que prevea satisfacer en 2018.

Pues bien, esto será posible cuando a final de año la indemnización ya sea un hecho cierto (es decir, que existan elementos objetivos que demuestren que va a tener que indemnizar) y conozca su cuantía.  Vea a continuación cuáles de estas provisiones podrá deducirse y cuáles no...

Deducibles

Temporales. Al finalizar los contratos temporales (tanto los eventuales por circunstancias de la producción como los de obra y servicio determinado), su empresa está obligada a satisfacer una indemnización que ya está fijada por ley (en concreto, 12 días por año trabajado).  Por tanto, dado que existe la seguridad de que deberá pagar la indemnización y conoce su cuantía, a 31 de diciembre podrá contabilizar y deducir la parte que se haya devengado a esa fecha.

Ejemplo. El 1 de septiembre de 2017 su empresa contrató a varios trabajadores mediante un contrato de obra y servicio que finalizará el 31 de julio de 2018.  Si las indemnizaciones totales por fin de contrato son de 4.000 euros, a 31 de diciembre de 2017 podrá efectuar una provisión por la indemnización devengada hasta ese momento y deducírsela. En concreto: 1.455 euros (4.000 euros x 4 meses /11 meses).

Cese. Asimismo, es posible que durante 2017 alguno de sus trabajadores haya cesado la relación laboral aduciendo un incumplimiento de la empresa o cambios sustanciales que le perjudicaban (jornada de trabajo, sistema de remuneración, funciones, etc.), en cuyo caso su empresa puede verse obligada a pagarle una indemnización. . Si dicho trabajador ha presentado una reclamación judicial que, al cerrar el ejercicio, todavía estaba pendiente de la resolución, también podrá contabilizar una provisión por el importe reclamado y deducirse el gasto.

Regulación de empleo. También puede ocurrir que en 2017 su empresa haya tramitado un expediente de regulación de empleo (ERE) en el que se contemplen despidos a ejecutar en 2018.  Pues bien, si al finalizar el ejercicio el expediente ya había sido aprobado, también podrá contabilizar una provisión por las indemnizaciones a satisfacer y deducírsela fiscalmente.

No deducibles

Eventuales. Por contra, no podrá deducirse las provisiones por pagos eventuales, que pueden o no producirse en el futuro. Por ejemplo:

◦ ERE no aprobados. Las que deriven de indemnizaciones por ERE que a final de ejercicio todavía no hayan sido aprobados.

◦ Despidos y jubilaciones anticipadas. Las que deriven de indemnizaciones por despidos o jubilaciones anticipadas que prevea en 2018.

Si tiene la seguridad de que las indemnizaciones van a satisfacerse (por fin de contratos temporales o por ERE aprobados, por ejemplo), podrá deducirse el gasto. Si se trata de pagos eventuales, no será posible dicha deducción.