;

Noticias Actualidad Fiscal

Últimas novedades en las áreas fiscal, laboral, contable o jurídica

¿Préstamo o anticipo?

28 de Febrero del 2019 Noticias Laboral

¿Préstamo o  anticipo?

Si concede un anticipo sin intereses a un trabajador, no hay retribución en especie. Ahora bien, sí que la hay si se trata de un préstamo sin intereses. Por tanto, le conviene conocer las diferencias entre ambas figuras.

Anticipo. Cuando un trabajador le pide un anticipo de la nómina, le está solicitando cantidades ya devengadas a su favor (ya sea de la mensualidad en curso o de las pagas extraordinarias) que deberá devolver en la fecha en que se hubiesen cobrado. En estos casos:

Si a mitad de mes le pide un anticipo del salario devengado durante esos días del mes, usted quedará obligado a concedérselo y el afectado se lo deberá devolver a final de mes (en la fecha de cobro de la nómina).

Si su empleado le pide un anticipo de la parte ya devengada de una paga extra, su empresa no estará obligada a concederlo (a no ser que el convenio le obligue a ello). Ahora bien, si lo concede, se tratará de un anticipo si el afectado reintegra el importe en la fecha de cobro de la paga extra.

Préstamo. Si anticipa cualquier otra cuantía que supere las cantidades ya devengadas o que, sin superarlas, se devuelva más allá de las fechas indicadas, ya no se tratará de un anticipo, sino de un préstamo.  Pues bien, a los préstamos se les aplican las reglas sobre las retribuciones en especie:

En los anticipos sin interés no se considera que haya retribución en especie a favor de los trabajadores que los reciben. En cambio, si concede un préstamo sin intereses, sí que habrá retribución en especie a favor de su empleado.  Dicha retribución en especie será la diferencia entre el interés realmente cobrado y el interés legal del dinero, y su empresa deberá realizar sobre ella el ingreso a cuenta en Hacienda.

Por esa razón, es importante que distinga correctamente entre un anticipo y un préstamo.  Piense que muchas empresas o bien no ingresan el pago a cuenta (al ser de escasa cuantía, consideran que no vale la pena), o bien lo calculan en exceso (consideran que todas las cantidades entregadas al trabajador son un préstamo, cuando una parte podría ser un anticipo).

Fuente

Consulta DGT V2544-18, de 18 de septiembre.