;

Noticias Actualidad Fiscal

Últimas novedades en las áreas fiscal, laboral, contable o jurídica

Manipulación del Registro de Jornadas

01 de Noviembre del 2019 Noticias Laboral

Manipulación del Registro de Jornadas

Situación 1. Falseamiento del registro

 Su empresa registra la jornada de forma manual con un documento que cada día refleja el horario, y en el que sus empleados firman para dar su consentimiento (conforme han realizado las horas indicadas). Sin embargo, como algunos días usted no se encuentra en el centro de trabajo, son los propios empleados los que rellenan el registro horario (que está colgado en el tablón de anuncios).

Pues bien, si un trabajador consigna un horario que no ha realizado (porque ha llegado tarde, porque se ha ido antes, porque no se ha presentado al trabajo...) y usted se entera del engaño (por declaraciones de compañeros, con grabaciones...), sancione. Dicha conducta supone una transgresión de la buena fe contractual y un abuso de confianza en el desempeño del trabajo. Por tanto, revise en su convenio qué sanción puede imponer. Además, las faltas de asistencia o de puntualidad también suponen un incumplimiento.

Situación 2 Manipulación telemática

Otras empresas disponen de un sistema de fichajes cuyos datos se vuelcan en un programa informático  En tal caso, un trabajador revisa que los datos cuadren y resuelve las incidencias (por ejemplo, que no haya un día en el que se haya fichado al inicio y no se haya fichado al final, en cuyo caso se puede introducir el fichaje de forma manual).

Si un trabajador altera los datos del programa de control horario con cambios a su favor o de otro trabajador, su despido será posible por el engaño voluntario y consciente (si no hay confusión o error), lo que implica una transgresión de la buena fe contractual,

Situación 3  Ficha por un compañero

En una empresa hay instaurado un sistema de fichajes con tornos que se abre y cierra con una tarjeta que tiene cada trabajador. Pues bien, dos empleados utilizaban sus tarjetas para salir del centro de modo que sólo fichaba uno pero salían los dos, y repetían la operación con la tarjeta del otro trabajador en otro momento (se ausentaban en varias ocasiones los dos, haciendo ver que sólo se ausentaba uno).  Sus despidos fueron procedentes por el abuso de confianza y por el engañoque supone eludir los fichajes.

Dichas conductas son incumplimientos contractuales que permiten sancionar al trabajador.