;

Noticias Actualidad Fiscal

Últimas novedades en las áreas fiscal, laboral, contable o jurídica

ayuda amigos y familiares

01 de Marzo del 2018 Noticias Laboral

ayuda amigos y familiares

Usted es titular de un negocio de venta al público, y en algunos días puntuales del año se ve desbordado por la clientela. Cuando esto ocurre, pide ayuda a algún familiar o a algún amigo para que le echen una mano con la caja registradora. ¿Sabe si debe dar de alta a dichas personas en la Seguridad Social?

No hay relación laboral

 Según la ley, no existe relación laboral en los siguientes casos:

Familiares. En los trabajos de familiares, salvo si se prueba la condición de asalariado de quien realiza el trabajo.A estos efectos, son familiares el cónyuge, los descendientes, ascendientes y demás parientes por consanguinidad o afinidad hasta el segundo grado inclusive, siempre que convivan con el empresario.

Amigos. En los trabajos realizados a título de amistad, benevolencia o buena vecindad (por ejemplo, un amigo que ayuda en el negocio, o un familiar que no cumple los requisitos indicados en el punto anterior).

Consecuencias. Dado que en los supuestos indicados no hay relación laboral, usted no deberá cotizar por su amigo o familiar.Pero deberá tratarse de situaciones puntuales y excepcionales. Si, por ejemplo, la relación se prolonga durante varios días, seguramente ya se darán los requisitos de ajenidad y dependencia (requisitos que caracterizan a la relación laboral), y entonces sí que deberá cotizar.

Recuerde las características que tiene una relación laboral:

Dependencia. Habrá dependencia si dicho trabajo se repite durante varios días y usted controla las tareas de su familiar (le da órdenes, fija su horario...).

Ajenidad. Otra nota que acredita la existencia de una relación laboral es la ajenidad, por la cual es el empresario (y no el empleado) el que hace suyos los beneficios o riesgos de la actividad desarrollada. Y en el trabajo de familiares tampoco hay ajenidad, dado que los frutos (el resultado y los riesgos del trabajo) se quedan en la unidad familiar.

Ante una inspección

Si recibe una inspección y el inspector aprecia la existencia de una relación laboral, le impondrá una multa por falta de alta en la Seguridad Social de hasta 6.250 euros y le obligará a cotizar por los días trabajados, con recargo.  Ahora bien, es la Inspección la que debe acreditar la laboralidad de dichos trabajos (ya que se presume que no son laborales). Por tanto, verifique si puede oponerse.