;

Noticias Actualidad Fiscal

Últimas novedades en las áreas fiscal, laboral, contable o jurídica

Antes de capitalizar el préstamo...

01 de Abril del 2018 Noticias Mercantil

Antes de capitalizar el préstamo...

Capitalización de préstamos

Si usted realizó un préstamo a su SA o SL y ésta no puede devolvérselo (porque tiene dificultades de liquidez o porque tiene pérdidas), tenga en cuenta algunas normas fiscales. En concreto, si su participación en la sociedad es de al menos el 25% del capital, el préstamo tendrá la consideración de operación vinculada. Y aunque usted no cobre intereses, cada año deberá declarar un ingreso en su IRPF (como si los hubiese cobrado), y tributar por ellos.

Para evitar la complicación que supone esta operativa y a la vez dar más solidez al balance de la empresa, muchos socios optan por realizar lo que se denomina una “capitalización del préstamo”:

◦ La sociedad amplía su capital social, emitiendo nuevas participaciones por un importe equivalente al préstamo del socio.

◦ El socio suscribe las nuevas participaciones, aportando como pago el préstamo que él mismo ostenta frente a la sociedad, desapareciendo así la deuda de la contabilidad.

No obstante, si cree que la sociedad va a seguir incurriendo en pérdidas y que en pocos años tendrá que liquidarla, capitalizar el préstamo quizá no sea la mejor solución.  Si la empresa se acaba liquidando, podrá computar una pérdida en su IRPF.  No obstante, dicha pérdida se computa de forma diferente según si el préstamo fue capitalizado o no.

Con capitalización. Si capitaliza el préstamo, el valor de adquisición de sus participaciones aumentará. Por tanto, si la cuota de liquidación es muy baja (como consecuencia de las pérdidas incurridas), obtendrá una mayor pérdida patrimonial.  Dicha pérdida podrá compensarse en la base del ahorro de su IRPF con otras ganancias y rendimientos –con algunos límites en este último caso–, por lo que, si las compensa, el menor pago en su IRPF será de entre el 19% y el 23% de la cuantía del préstamo capitalizado.

Sin capitalización. Si no capitaliza el préstamo, al liquidar la empresa, éste devendrá incobrable, y ello le permitirá computar una pérdida en la base general del IRPF. Dicha pérdida podrá compensarse con el resto de rendimientos de la base general –del trabajo, del alquiler, de actividades económicas–, con el límite anual del 25% de éstos (y si tras esta compensación aún existe saldo negativo, éste podrá compensarse en los cuatro años siguientes). Apunte. Dicha compensación le permitirá obtener un ahorro en su IRPF de hasta el 45%.